Tarima exterior, ¿de madera o sintética?

Tarima exterior, ¿de madera o sintética?

Las tarimas de exterior cada vez están más de moda, siendo las principales protagonistas de patios, jardines o terrazas.

Y es que la madera es un material que nos da calidez desde el primer momento, siendo muy elegante al mismo tiempo y además, puede ser la sustituta perfecta del césped, lo que nos permitirá ahorrar tanto en agua, como en mantenimiento.

Una de sus pegas es que la instalación puede ser algo más costosa.

Por esta razón, tenemos la posibilidad de contratar una réplica; es decir, una tarima que en apariencia parece madera, pero que no lo es realmente.

Tarimas exteriores de madera vs sintéticas: ¿Qué nos conviene más?

Por un lado tenemos las tarimas de madera 100 % natural: la gran mayoría de las que encontramos ahora mismo en el mercado proceden directamente de maderas tropicales con una gran resistencia a los agentes externos, como a la humedad. Suelen ser de teca o de ipe, aunque también podemos encontrar algunas maderas como el pino, el cedro…

Si vas apostar por madera 100% natural, nuestra recomendación es que compres tan solo aquella que haya sido certificada por un “Consejo de Administración Forestal FSC”. Esto nos garantiza que la madera ha sido extraída siguiendo un proceso sostenible con el bosque (es decir, que no se ha talado de manera ilegal).

Por otra parte, tenemos la opción de decantarnos por la tarima exterior sintética; estas suelen tener una base de plástico y la característica de aguantar tanto la humedad, las manchas, así como la decoloración (la que se puede producir con la acción directa de los rayos del sol sobre el material durante mucho tiempo). Además, ni se deforman, ni se rompen, ni se puede formar astillas en su estructura, además de evitar que se puedan pudrir.

Según los expertos, tienen una duración aproximada de 10 años o más.

En un primer momento, pueden parecer mucho más interesantes las sintéticas, ya que su resistencia al paso del tiempo las convierten en una opción con una buena relación calidad precio (aunque tengamos que hacer una cierta inversión en un primer momento, sabemos que va a merecer la pena). Sin embargo, por ponerles una pega, los plásticos y diferentes compuestos que le dan forma tienen un problema básico; si hace mucho calor, la acción directa de los rayos del sol no va a decolorar las láminas, pero si que la van a calentar a una temperatura muy elevada, haciendo que sea prácticamente imposible que andemos descalzos sobre ellas.

Es importante considerar que, cuanto más oscuro sea el material, más calor será capaz de almacenar; de esta manera, la madera natural gana esta batalla.

Los modelos sintéticos tienen una ventaja muy interesante y es que están disponibles en una gran variedad de colores, mucho más variados que la madera natural. Además, la instalación de estos primeros es mucho más económica.

Te recomendamos que sopeses estos pros y contras antes de tomar la decisión sobre si te interesa más la tarima de madera, o bien sintética.

Related Post

Tags: ,

No comments yet. Be the first!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Login

Contraseña perdida?